“El Terror” – ARTHUR MACHEN

IMG_20170525_114955

“El Terror”

ARTHUR MACHEN

 

Alianza Editorial. Madrid 1985.

 

La furia de todo el mundo en guerra, la gran pasión de muerte que parece llevar a la humanidad a su destrucción, acabó por contaminar a los seres inferiores y, en vez de su instinto de sometimiento, infundió en ellos la ira, la violencia y la rapacidad.”

 

¿Puede el odio que destila el ser humano contaminar la naturaleza? ¿Puede la naturaleza revelarse y buscar la destrucción de este ser parásito que acabará siendo su ruina? ¿Dominaba la humanidad ancestral a la naturaleza mediante una dimensión espiritual que ha perdido?

El breve (121 páginas) pero intenso relato de A. Machen plantea estas cuestiones a través una inquietante historia.

La atmósfera de misterio e intriga se crea con muy pocos elementos: una sociedad en guerra, una política de rigurosa censura por parte de las autoridades y la fantasía con la que la gente sencilla, a falta de informaciones fidedignas, intenta dar explicación a extraños casos de muertes y desapariciones que se suceden por todo el país.

Verano de 1915. Gran Bretaña está inmersa en una terrible guerra contra Alemania, y todo su territorio está en estado de alarma. El gobierno ejerce un estricto control sobre la prensa.

En un apacible rincón del sudeste de Gales se produce la misteriosa desaparición de una niña. Circunstancia dramática pero, desgraciadamente, nada extraña.

Al poco se descubre la muerte violenta de un hombre joven. Después las muertes se suceden: una mujer, un padre y su hijo…

Las causas de lo más variadas: aparente agresión, asfixia, ahogamiento, caída por un acantilado…

La prensa local no informa sobre estos hechos. En su lugar se desatan los rumores que corren de boca en boca aumentando el terror entre las gentes de los contornos. A estos se unen otros procedentes de otras partes del país: fábricas de armas misteriosamente atacadas, soldados que disparan frenéticamente sobre enemigos invisibles. Personas normales que, de buenas a primeras, sin explicación alguna, se vuelven violentas y atacan a sus vecinos. Extraños comportamientos de algunos animales. Y cada vez más presencia militar que se extiende por todas partes imponiendo controles, sin sentido aparente, en zonas aisladas.

A estos se unían otros extraños fenómenos: misteriosas luminiscencias, sobras como nubes o copas de árboles que desprendían extrañas chispas de luz; gritos ahogados en mitad de la noche.

En el club de la ciudad, el Porth Club, las fuerzas vivas también comentan los sucesos y fantasean sobre sus posibles causas. El Sr. Remnant plantea atrevidas teorías que van desde las psicológicas hasta las conspirativas: armas secretas de control mental utilizadas por el enemigo; una invasión silenciosa planificada tiempo atrás por los alemanes que tendrían ahora un formidable ejército camuflado por el país.

No dejarán tampoco de buscarse causas menos convencionales, y la rica cultura celta aportará sus hadas y sus duendes que podrían estar haciendo de las suyas.

En definitiva, nadie sabe a qué atenerse. La falta de noticias oficiales no hace sino alimentar la fantasía y la inquietud.

En una apartada granja encuentran al granjero muerto de un gran desgarro en el pecho, y a su familia y a un huésped que con ellos vivía muertos de hambre y de sed en la casa en la que se habían encerrado protegiéndose no se sabe de qué.

En los últimos momentos, víctima de la desesperación, el huésped, un pintor que había ido en busca de retiro y sosiego, escribe apresuradamente un relato de lo sucedido y que dirige al doctor Lewis, médico de la ciudad y miembro también del Porth Club, que por su profesión conocía todos los casos de muertes ocurridos en la zona.

En su escrito describe la desesperación y la angustia del encierro, la falta de comida y, sobre todo, de agua. No llega a decir con claridad a qué se estaban enfrentando y, a veces, da la impresión de que no eran sino víctimas de alguna paranoia psicológica como la de “el ángel exterminador” de Buñuel.

El doctor Lewis, más prudente y moderado que su paisano Remnant, expondrá una coherente, aunque no por ello menos espeluznante, teoría sobre lo sucedido, donde plantea interesantes temas de ética y ecología, o por mejor decir, de ética-ficción y eco-terror.

***

El ambiente de inquietud que se respira en la novela lo va llenando todo de una manera muy paulatina, casi sin darnos cuenta. Poco a poco, sin prisas pero sin pausas, van apareciendo los elementos que nos van arrastrando a un mundo misterioso en el que se mezclan desde fenómenos ―desgraciadamente― muy humanos ―guerras, violencia, odio―, a otros más etéreos o sobrenaturales: hadas, duendes, demonios ancestrales. Y todo en el precioso escenario de la costa galesa.

Una emocionante novela que absorbe al lector sin que se dé cuenta y lo introduce en un mundo de extraño terror y que, al final, plantea interesantes cuestiones éticas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s